Por que los hombres van con prostitutas prostitutas en lugo

por que los hombres van con prostitutas prostitutas en lugo

Fundamentalmente se entrevistaron individualmente a hombres de clase media y clase media baja. Las tipologías de las narrativas de clientes de servicios de prostitución extraídas de los discursos que comparten los hombres entrevistados fueron el primer objetivo de esta pesquisa.

Estas se articularon en cuatro categorías: Tipología del discurso misógino. Estos hombres se sienten asustados por la pérdida del monopolio de poder del que disfrutaban en exclusiva. Como no se acomodan a la nueva situación paritaria, adoptan una posición de resentimiento y agresividad contra las mujeres y buscan la exhibición del dominio frente a ellas. Este perfil significativo argumenta que todas las mujeres son unas putas, la diferencia reside en que unas cobran y las otras lo hacen por vicio, sin cobrar.

Se contempla como una perversión que una mujer tenga deseos sexuales y que sea libre para perseguir su satisfacción erótica. Concentran su erotización en el morbo derivado de someter, humillar y subordinar a un ser humano a sus caprichos y voluntad. En esta tipología, se identificaron ciertas actitudes, donde se traza una especie de querencia por los vínculos enfermizos. Esto favorece actitudes de profundo desprecio y repulsa frente a la feminidad en general. Las escogen sobre todo por su apariencia exterior, por su físico: No hay interacción y, si existe, no es relevante, porque la decisión es unilateral, no depende de la preferencia de la mujer ni del comportamiento del cliente, sino del arbitrario y caprichoso deseo de éste.

Este tipo de consumidores considera que la prostitución existe porque los hombres son seres hipersexuados que tienen una serie de imperativos biológicos que deben ser satisfechos, y la prostitución cubre esa necesidad social fundamental.

Piensan que es una ventaja la falta de compromiso afectivo, moral y social que se establece con ellas, al que permite vivir la relación con un sentimiento de levedad muy agradable. También valoran que ellas sean dulces, complacientes, tiernas y cuidadoras. Dicen que ellas ya saben que vienen para estar de putas, que viven bien, ganan bien y les gusta esa vida: Consideran que la prostitución debería legalizarse para que el Estado se quede con parte de los beneficios que ellas obtienen y para que paguen la hacienda.

Comentan que, se todas las putas hubieran pagado a la Seguridad Social, se sanearían las arcas del Estado. Tipología del discurso samaritano.

Frente al modelo de feminidad monolítica del anterior prototipo femenino, en este perfil encontramos una visión dual de las mujeres: Y ambas existen en el mundo de la prostitución. En esta categoría conviven la trilogía tradicional del imaginario femenino: Para ellos, hay un tipo de mujeres "perversas" que se aprovechan de las debilidades y necesidades fisiológicas de los hombres, con el fin de engordar sus bolsillos económicos, llevando un tren de vida frívolo y materialista.

Existe otro tipo de mujer, aquellas damas abnegadas, decentes, que se asustan cuando se le pide un servicio sexual anormal, que ejercen por un acto de responsabilidad, para ayudar a su familia, que sufren mucho, inocentes, casadas, buenas madres, etc.

A ellas las contemplan cómo buenas parejas y madres de sus hijos, aunque nunca llegarían al matrimonio con ellas, sobre todo por la presión social, que siempre considerarían a esa mujer como una puta, pese a que uno sepa que es "buena chica".

Este prototipo discursivo carga con una contradicción en su origen. Y por otro, son incapaces de dejar de ser cómplices de esta explotación, al seguir consumiendo servicios de prostitución y alimentando este negocio. Esto se traslada a la preferencia por mujeres que presentan una performatividad angelical: Reconocen que a veces van por comodidad pura y dura, pero es un ambiente desagradable.

Es algo inevitable e imposible de que se pueda cambiar. Consecuentemente, conciben que estas mujeres son iguales que las otras, lo que pasa que éstas tienen necesidades económicas, vienen de otros países con cargas familiares, etc, y por eso ejercen, pero saben que " no es buena vida ", es un trabajo muy duro duermen de día, diez horas ahí de pie, aguantar a borrachos, faltones, abusones, irrespetuosos, etc. Y reconocen esa dureza en la vida de estas mujeres: Reconocen que ellas hacen una labor social muy importante pero evitan tener un compromiso sentimental con ella.

Y también valoran aspectos positivos que poseen frente a otras mujeres: Aquí los hombres muestran una profunda admiración, incluso por las actitudes maternales de estas mujeres, que los "consienten" y los comprenden. Tipología del dicurso mercantilista. Van para desahogarse, para estar con los amigos, por hechar unas risas, para un "cachondeo", de fiesta con sus colegas, en una despedida de soltero, un cumpleaños, etc. Estamos en una sociedad capitalista de consumo, donde el materialismo, el individualismo, el pragmatismo y el hedonismo son los cuatro valores dominantes y cada uno compra y vende lo que quiere libremente.

Si no hay servicios de prostitución para mujeres es porque no existe esa demanda: En él comparten las visiones sexistas tradicionales sobre las características de los hombres y de las mujeres. Muy por encima de los criterios sexuales o de género, lo que define a los ser humanos es la posición en el mercado: Por esta percepción mercantil y materialista dominante, los conflictos morales no se contemplan, porque se considera que todos " tenemos un precio ", todo es susceptible de comprarse y venderse.

Cada uno, en función de su capacidad económica, decide optar y comprar unas mercancías y servicios frente a otros. Todo depende de tu poder adquisitivo: Se ha convertido en una voz indispensable contra el proxenetismo y, como activista y coordinadora de formación online de feminicidio.

También los de las prostitutas. Bienvenidas a esta revuelta. La revuelta de las putas. Con 17 años te marchaste de tu país para ejercer la prostitución en España pensando que te daría fortuna y la llave de la libertad en poco tiempo.

Realmente el círculo de amistades desapareció en el momento que se me puso la etiqueta de puta, y eso pasó con 13 años. Me quedé en una situación de absoluta vulnerabilidad en la cual el entorno no supo reaccionar. Te vendieron por euros a un proxeneta y, sin embargo, tardaste años en darte cuenta de que habías sido víctima de trata. Primero porque no sabía qué era la trata, y segundo porque me habían hecho pensar, habían creado esa realidad, en la que estaba convencida de que yo decidía.

Nos movemos en un entorno muy hostil y violento en el cual nos venden la prostitución como una salvación y una decisión propia.

Asumir la identidad de puta como algo con lo que has nacido y para lo que has nacido es un instrumento de supervivencia. El concepto de consentimiento es algo muy tramposo. Hay que analizarlo desde un marco patriarcal, que es el mundo en que vivimos. Hablas de muchos tipos de violencia dentro de la prostitución: Dices que el Estado español es un estado proxeneta. En vez de crear oportunidades y velar por los derechos humanos de todos los sujetos, creen que las mujeres somos utilizables y reutilizables las veces que podamos producir algo, se nos ve como riqueza.

Necesitamos una ley para reparar y defender a las víctimas, y después incidir en la demanda. En este caso escucho la voz del discurso proxeneta. De aquello hace ocho años, pero la jueza quería el martes pasado preguntarle por una causa separada de la principal en la que se investiga la supuesta presencia de una menor ejerciendo la prostitución en su local y si tres guardias civiles lo sabían y lo ocultaron.

Algunas cosas han cambiado mucho desde entonces. Por ejemplo, Eladio ya ha perdido el miedo a volver a prisión y no responde a las preguntas de la jueza ni de la fiscal, solo a las de su abogada. Otras, desgraciadamente, no tanto: La operación Carioca sí supuso un punto de inflexión en el mundo de la prostitución lucense, pero su efecto duró relativamente poco y se fue diluyendo con el tiempo.

Por lo que respecta a los burdeles, varios incendios dejaron inutilizado el Eros y la implicación de los propietarios de la finca del Queens en la operación Pokemon lo mantiene vacío.

En total, la Policía Nacional y la Guardia Civil mantienen bajo control 31 burdeles en toda la provincia. La Policía tiene competencia sobre todos ellos en materia de extranjería, pero en el resto de asuntos solo controla los diez situados en Lugo capital, Monforte y Viveiro.

El resto son responsabilidad de la Guardia Civil. No se puede olvidar que en esta investigación resultaron imputados numerosos y significativos miembros de ambos cuerpos policiales, lo que provocó que extremaran la prudencia en sus actuaciones ante el riesgo de que el juzgado pudiera reclamarles nuevas responsabilidades. No era una amenaza menor, y de hecho alguno de ellos fue citado a dar explicaciones en el juzgado o ante los guardias asignados a la operación.

Se les pregunta cómo fue su vida anterior, cómo vino a España, cómo lo decidió, quién la animó a venir, cómo vino, si vino con contrato, con deuda, cómo es su día a día en el club, las condiciones de trabajo Y con todo eso, sacamos buenas conclusiones, porque aunque alguna pueda mentir, al final lo que dicen todas debe coincidir cuando las comparamos y ya vemos las condiciones generales".

Nadie puede ignorar las condiciones terribles, las coacciones y la violencia que sufren a diario muchas de las mujeres que caen en manos de las mafias de la prostitución. Los testimonios de chicas engañadas e incluso secuestradas en sus países de origen y luego forzadas a prostituirse en condiciones inhumanas son concluyentes. Incluso en el caso de mujeres que sabían que llegaban a ejercer este trabajo es muy frecuente que lo hagan contrayendo una deuda con los proxenetas, que luego las mantienen recluidas y las obligan a trabajar en situaciones de abuso constante, como bien se puede comprobar en las declaraciones de las decenas de mujeres que prestaron su testimonio durante la operación Carioca.

Lo mismo corrobora la Policía Nacional. Reconocen, no obstante, que el delito de trata, al igual que el de proxenetismo, es muy difícil de demostrar sin la colaboración de las propias víctimas. Pero, pese a ello, los agentes insisten en que "si las chicas pueden ir y venir del club libremente, como pasa en los locales de Lugo, es complicado que se den condiciones de explotación". En este sentido, señalan dos factores como determinantes: Por un lado, aquí no hay burdeles especialmente grandes, sino al contrario: Por otro lado, los agentes especializados se encuentran, como afirma Víctor Souto, con que la mayor parte de las chicas ya han trabajado antes de llegar a Lugo en otros muchos lugares, suelen tener su situación regularizada y ya no soportan ninguna deuda: El Centro Lugo es uno de los pocos que se dedica al apoyo integral de las mujeres que ejercen la prostitución.

En su mayoría proceden de Brasil, Colombia, Rumania y Nigeria, entre otras nacionalidades. En el caso de las sudamericanas la edad media ronda los 25 años. En el caso de las prostitutas inmigrantes gran parte del dinero que ganan es enviado a sus países de origen donde todas tienen cargas familiares. Dedicarse a la prostitución no lleva aparejado, tal y como se tiende a pensar, el consumo de drogas.

Muchas de estas mujeres se ven abocadas a su consumo incitadas por el cliente. En la capital grancanaria existen cerca de una decena de centros de citas, en su mayoría situadas en el distrito Puerto-Canteras. El resto de los burdeles se concentran en Vecindario y la zona turística del sur de Gran Canaria.

Aunque estas son sólo la punta del iceberg del negocio en el Archipiélago. A estas centros se suman los pisos particulares, la prostitución callejera y la alcahuetería a domicilio. Estereotipos femeninos dominantes entre los clientes. El interés del segundo objetivo de investigación perseguía identificar los estereotipos femeninos dominantes entre los hombres analizados. En la estructura de la realidad analizada se perfila, en primer lugar, un claro contraste entre el dramatismo con que las mujeres viven la prostitución y la frivolidad y ociosidad en la que se recrean los clientes.

El perfil de la persona en prostitución responde a una mujer inmigrante sin recursos económicos y sociales con cargas familiares, con una edad de entre años y en estancia irregular. La somatización progresiva de las relaciones de dominación de género en el propio cuerpo embodiment 19 también se refleja en las mujeres prostituidas, un daño físico y psicológico derivado de esta actividad y a los distintos grados de explotación normas y sanciones que viven en ese proceso de asimilación al mercado prostitucional.

Por eso es muy habitual entre ellas la utilización de estrategias de compensación que les ayude a evadirse de esta situación: También se observan contradicciones y conflictos en la estructura cognitiva del "Discurso Amigo", esgrimido por los clientes que empatizan y construyen lazos afectivos con las mujeres prostituidas, que reconocen la dura situación de ellas saben que ejercen por necesidad económica pero, paradójicamente, contribuyen como clientes a perpetuarla.

Esta disociación la resuelven al modo tradicional, diferenciando entre las mujeres buenas buenas madres, sacrificadas, abnegadas, inexpertas, y las mujeres malas falsas, manipuladoras, aprovechadas, etc. En esta investigación se intentaron alcanzar cuatro objetivos fundamentales que fueron los ejes articuladores de esta pesquisa. Las tipologías de las narrativas de clientes de servicios de prostitución extraídas de los discursos que comparten los hombres entrevistados fueron el primer objetivo.

Resultó sorprendente comprobar la absoluta simbiosis existente de los arquetipos femeninos hegemónicos y tradicionales propios de la cultura occidental, patriarcal, heteronormativa y androcéntrica, compartidos por los clientes y por las mujeres en prostitución, que asumen una representación de diferentes roles tipológicos diseñados y recreados para satisfacer y optimizar los resultados del servicio en consonancia con estos arquetipos. Con esto, se dibuja y se confecciona un círculo perfecto donde la mujer-prostituta "se construye" en función del imaginario femenino del cliente, para adecuarse a sus necesidades sin restricciones y con total disposición.

Fundamentalmente, en las entrevistas a mujeres en prostitución, se encontraron interpretaciones de diferentes roles: Asimismo, los esquemas de pensamiento masculino también casan con los roles femeninos.

La prostitución y su desarrollo en nuestra sociedad es síntoma de las relaciones de género en el que se evidencia un desajuste del discurso hegemónico igualitario imperante y la coherencia de sus acciones individuales.

El sistema mítico ritual que consagra el orden patriarcal en el espacio prostitucional consiste en la representación e interpretación de la "ceremonia del cortejo" en una organización de los "cuerpos" de las prescripciones culturales patriarcales arrogantes galanes versus seductoras damas. La identidad masculina dominante se centra en un falocentrismo narcisista que desplaza al modelo tradicional de las " Tres Ps ": Como afirma Connell, 22 la identidad masculina no se construye en oposición a la mujer, sino en relación a los "otros" varones.

La excesiva interiorización hipersocialización del modelo falocéntrico dominante en la sociedad en general y en los mass media en particular, enjendra un impecable código compartido por los sujetos virilizados: Los resultados obtenidos no pretenden ser concluyentes, pues somos conscientes de la limitación estadística del universo muestral analizado en esta investigación. OFRIM , xuño Una aproximación al perfil del cliente de prostitución femenina en la Comunidad de Madrid.

Publicac iones DGM, Informe prostitución en Lugo. Casa da Muller, Gobierno de España, Framing Dimensions and Framing Strategies: Contrasting Ideal-and Real-Type Frames. Social Science Information, La transformación de la intimidad.

Harvard University Press, Cautiverio de las mujeres: Les clients de la prostitution: Presses de la Renaissance, Prostituiçâo abrigada em clubes zonas fronteiriças do Minho e Tras-os-Montes. Colecçao Estudos de Género.

A prostitución femenina na Comunidade Autónoma de Galicia. Servizo Galego de Igualdade, Xunta de Galicia, Muller, arte e compromiso.

Xunta de Galicia, Grupo de estudios sobre a condición damuller. El trabajo de campo fue realizado mayoritariamente en la "Casa de Campo", donde observaron las características de los clientes que frecuentaban esa zona. Se utilizó la "observación participante" en los espacios prostitucionais, 18 entrevistas a clientes, 5 entrevistas grupales a hombres que pertenecen a espacios masculinizados, 6 entrevistas a mujeres en prostitución, 2 entrevistas a transexuales en prostitución, 3 entrevistas a dueños y gerentes de clubes de alterne y 3 entrevistas a técnicas de servicios sociales que trabajan con las personas que ejercen la prostitución.

La elección de los y las entrevistados fue aleatorio, través de visitas a clubes y pisos de relax. All the contents of this journal, except where otherwise noted, is licensed under a Creative Commons Attribution License.

Ves las fotos, quedas y al lío. Esto favorece actitudes de profundo desprecio y repulsa frente a la feminidad en general. Mi suerte fue encontrar un trabajo y resistir en ese trabajo, porque como durante muchos años me habían dicho que no valía para otra cosa, llevé una batalla psicológica muy dura conmigo misma. Tipología del dicurso mercantilista. Y también valoran aspectos positivos que poseen frente a otras mujeres:

0 thoughts on “Por que los hombres van con prostitutas prostitutas en lugo”

    -->

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *