Top prostitutas prostitución y feminismo

top prostitutas prostitución y feminismo

Ya se acerca el final de este año cargado de muchas novedades. Para celebrarlo, queremos hacer honor al trabajo maravilloso de las personas que os habéis animado a escribir para Participa. Gracias por ayudarnos a nutrir debates necesarios e interesantísimos con vuestros puntos de vista diversos y vuestras ideas originales. Gracias también, a aquellas personas creativas que nos habéis brindado momentos estelares con vuestros relatos, poemas, fotografías y otras piezas exquisitas y, gracias, por supuesto, a lxs lectorxs de esta sección.

Vuestra presencia nos reconforta, nos hace saber que hay alguien ahí afuera escuchando. Esperamos que todxs vosotrxs disfrutéis con nuestro regalito de fin de año. Nosotras también hemos sucumbido a las cookies y eso que no son de chocolate. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. El Código Penal sí que establece con claridad los delitos de prostitución de menores, la prostitución forzada o coaccionada en mayores de edad y el proxenetismo.

Yo vivo encima de una conocida 'sex shop' de cuatro pisos en la que algunas mujeres, cuando quieren, se prostituyen. Me he tomado copas con ellas, algunas han subido a mi casa. Muchas me enviaron mensajes muy cariñosos para felicitarme por mi pasado cumpleaños. Ellas bailan en un escenario. Hacen 'striptease' y, la que sabe, 'pole dance' tarea complicada que requiere mucho entrenamiento.

Luego bajan y charlan con los clientes del bar. Si alguno quiere un baile privado, puede pasar a un reservado y paga por el baile, y también por lo que beba a un precio escandalosamente caro. Trabajan en el club porque muchas no disponen de casa donde recibir.

Siempre se habló de esta como algo que siempre existió , como también pasa con el patriarcado. En realidad ninguna de estas existieron siempre, sino que la primera fue consecuencia de la segunda.

El patriarcado aparece con la propiedad privada, quedando en manos de los hombres, y condenando de este modo a las mujeres a ser esclavas y encargarse del trabajo reproductivo. Una de las tareas o violencia que toca soportar como mujeres es el sexo para hombres. Cuando un hombre no tiene una mujer entendida como propiedad con la que satisfacer su sexualidad masculina , nace la necesidad de la prostitución. Como los hombres son los que tienen capacidad adquisitiva, pagan a mujeres prostitutas para cubrir sus demandas sexuales.

De este modo se institucionaliza una parte del trabajo reproductivo: Dicho de otro modo, la realidad de la prostitución consiste en ir a trabajar para mantener relaciones sexuales no deseadas por una de las partes, es decir, que a una mujer se le paga por ser violada. En esta situación se ven obligadas a estar las mujeres que peores condiciones de vida tienen en el patriarcado capitalista, como son muchas mujeres racializadas.

Partiendo de que el sexo, también el consentido, que nos inculcaron es patriarcal y reproduce roles de dominación masculina, el poder que puede llegar a tener un cliente sobre una prostituta es brutal y alcanzar niveles de violencia extremos. Con tres horas de trabajo una persona podría vivir durante ese mes. Una realidad bastante alejada de las mujeres trabajadoras, incluso del horizonte socialista, ya que la repartición del trabajo tampoco nos va a librar de un mínimo de trabajo. Puede que algunas mujeres se puedan beneficiar del patriarcado y mantener relaciones sexuales que desean cobrando dinero, pero esta es una situación individual muy concreta que no va de la mano de una emancipación colectiva.

A lo mejor unas pocas mujeres con unas condiciones de vida determinadas llegan a ser prostitutas porque quieren. Puede que mantengan las relaciones sexuales que quieren con quien les apetece y ganar dinero por eso, pero en este sistema la realidad material es muy distinta.

Observar y comprender todo el sistema de engranajes en lugar de mirar el color tan bonito que pueda tener un tornillo. Vivimos en una sociedad obsesionada con el sexo. Un sexo que se sustenta sobre los pilares de su sistema. El comunismo hacia el que queremos avanzar debe abolir la segregación del trabajo en función del género, con lo que dudo que la prostitución tenga cabida al ser un trabajo feminizado enfocado a hombres.

Actualmente legalizar la prostitución implicaría que quien controla los cuerpos de las trabajadoras sexuales de manera ilegal pasaría a hacerlo de forma legal, tanto las mafias como los clientes.

Desde el feminismo y la lucha obrera debemos tener una alternativa. El sindicalismo revolucionario debe hacerse potente en los sectores feminizados, como también lo es la prostitución.

Desde la lucha por la vivienda hay que saber llegar a las mujeres víctimas de violencia machista para que rompan con la dependencia económica de los hombres. Es necesario tener bloques de viviendas comunitarias en los que encontrar apoyo y alternativa habitacional.

También es necesario apostar por que las prostitutas sindicadas que no dejen de ser prostitutas tengan sus propios sindicatos desde los que por lo menos mejorar sus condiciones laborales. Por ejemplo, desde estos se podría hacer un filtro a los candidatos a clientes, dispuestos a pasar por un proceso formativo que habrían superado si el sindicato lo considerara, así como a ser grabados durante el servicio para garantizar mínimamente la seguridad de la trabajadora.

En los sindicatos las prostitutas también pueden recibir formación que les pueda ayudar en su día a día. Creo que la prostitución debe ser abolida, pero desde el feminismo y la sororidad.

top prostitutas prostitución y feminismo

Top prostitutas prostitución y feminismo -

Varias asociaciones de profesionales del sexo, como Aprosex, Hetaira, Genera, Cats y Prostitutas Indignadas llevan tiempo defendiendo los derechos de este colectivo, la despenalización y la diferenciación clara con las redes de trata. Es necesario tener bloques de viviendas comunitarias en los que encontrar apoyo y alternativa habitacional. Supongo que lo descubro haciendo activismo en la ONG de derechos animales. El Estado no se mete en averiguar el tipo de masaje que se ofrece.

El Estado no se mete en averiguar el tipo de masaje que se ofrece. Entro en el régimen general de artistas. No hay un sindicato de prostitutas como no lo hay de escritores. Pero sí existen asociaciones diversas de ambos colectivos. Ninguna de ellas querría que se regulara la prostitución o que el dueño del local la contratara como prostituta.

Si estuvieran contratadas, no elegirían; estarían obligadas a hacerlo. Su marido no lo sabe, o sus hijos, o sus familiares.

O muchas posibles historias de amor. Muchas, para colmo, no se consideran prostitutas. Por el contrario, parecen estar furiosamente en contra de la prostitución las meapilas, las feministas aburridas, institucionales y conservadoras, la gente conservadora en general y nuestros padres y abuelos; con estos adversarios no parece quedar otra opción si una es moderna o políticamente radical que estar a favor.

También estarían a favor de la existencia de esta institución la gente religiosa que la ha aceptado siempre y que desde siempre la ha visto también como un mal menor y necesario para los hombres, siendo en cambio el feminismo el verdadero mal; por supuesto a favor estarían también quienes colaboran para que la prostitución exista y se incremente: Foucault también demostró que, en realidad, esta cultura no niega ni esconde el sexo, sino que, al contrario, lo multiplica para utilizarlo como gran mecanismo de alienación, control y normalización social; pero, para que dicho mecanismo funcione es necesario esconder su verdadera intención bajo los ropajes de lo transgresor, que es la manera de que sea asumido socialmente.

Creo que la excepcionalidad con que se recubre todo lo que tiene que ver con el sexo es la razón principal de que en la defensa de la prostitución se junten muy extraños compañerxs de cama. En mi opinión el feminismo abolicionista sí parece a veces, o al menos una parte de él, aquello de lo que a veces se le acusa: En el feminismo abolicionista hay de todo pero es verdad que su discurso central se ha quedado anticuado mientras que a nuestro alrededor todo cambiaba.

Para empezar, la prostitución no es sexo sino sexo masculino. Las mismas mujeres que se dedican a la prostitución ponen especial empeño en delimitar su propia vida sexual de su trabajo prostitucional. Claro que ellos necesitan creer que es así, que ellos les proporcionan placer, porque esa ilusión forma parte de la masculinidad hegemónica.

Si ellos supieran lo que ellas piensan de ellos probablemente muchos no podrían sentirse a gusto, gozar. Creo que es porque la prostitución es uno de los pocos espacios que quedan que permite a algunos hombres poder seguir ejerciendo una masculinidad hegemónica que el feminismo ha puesto en cuestión. Que es una institución patriarcal lo demuestra que los clientes son hombres y da igual que las personas que la ejerzan sean otros hombres, mujeres o mujeres transexuales.

Dejo el instituto a los 13 porque no estaba de acuerdo con el sistema educativo y a los 16 empiezo a trabajar. Estoy unos días en un Mcdonalds y lo dejo, lo mismo trabajando como teleoperadora.

Mientras tenía ese trabajo estaba haciendo voluntariado en una ONG de derechos animales y sentía que estar en el museo me consumía todo el tiempo y energía que quería usar para lo que verdaderamente me importaba.

Así que decidí dejarlo y buscar alternativas. Me convencieron las condiciones que me aportaba y decidí probarlo. Tengo la suerte de tener un entorno muy cercano con quien comparto valores y que me conocen completamente. Desde el primer momento en que empiezo a considerar este trabajo decido compartirlo. Siempre he recibido apoyo y no he sentido la necesidad de ocultarlo. Es un trabajo que tiene sentido con mi identidad y no hubo ninguna sorpresa para ellos.

Al principio tenía miedo. No sabía muy bien cómo sería, me sentía insegura conmigo misma y no tenía claro qué esperar por parte del cliente. Lamentablemente es muy popular la idea de boca de gente que no es puta de que el cliente es un hombre malvado y nuestro papel es ser sumisa y consentir abusos. Esto es muy peligroso porque normaliza las agresiones y confunde a las chicas que empezamos a trabajar y no tenemos herramientas o conocidas que nos ayuden a ver que eso no es así. Por suerte, con el primer cliente tuve clarísimo que la posición de poder en la relación pertenece a la puta y que cuando el cliente paga recibe lo pactado.

No tiene derecho a exigir nada y no es mi posición consentir la misoginia de nadie. Durante esos comienzos me sentía con muchas ganas de trabajar, había descubierto un mundo nuevo que me gustaba mucho y me lamentaba no haber empezado antes. Supongo que lo descubro haciendo activismo en la ONG de derechos animales. En ese momento tenía 19 y para mí fueron muy importantes esos años en mi vida. El feminismo empieza calando primero en mi relación conmigo misma y luego con mis ex parejas. Me empiezo a dar cuenta del origen de las inseguridades que tengo con mi cuerpo y empiezo a detectar que las relaciones que había tenido eran tóxicas.

En mi trabajo el feminismo es una herramienta fundamental para poder trabajar en condiciones éticas. Como he dicho antes, no es aceptable que un hombre se crea con derecho a abusar de ti porque te esté pagando.

Leyendo a compañeras feministas y trabajadoras sexuales es cuando empiezo a declararme como sujeto de derecho con capacidad de decidir libremente sobre mi cuerpo y mi sexualidad y no dejar que me cosifiquen o me quieran tratar como un trozo de carne en venta. He visto una sororidad increíble entre mis compañeras y muchísima fuerza como mujeres siendo una minoría discriminada.

El trabajo sexual necesita al feminismo, y el feminismo necesita a las trabajadoras sexuales. Hemos leído que eres muy selectiva en cuanto a clientes se refiere. Que pones normas para el disfrute mutuo y descartas si esa persona no te transmite confianza.

Top prostitutas prostitución y feminismo -

Con tres horas de trabajo una persona podría vivir durante ese mes. Nuestro trabajo no es ser sumisas frente a prostitutas dadas de alta piruja wikipedia misóginos. Me parece brutal que se utilicen argumentos liberales sólo cuando interesa: Por ejemplo, Beatriz Gimeno dice: Me gustaría que la gente se diera cuenta de que este tipo de preguntas solo se nos hacen a las putas, y que os cuestionarais por qué os cuenta tanto entender que haya mujeres a las que les guste follar con desconocidos a cambio de dinero con las condiciones pactadas por mutuo acuerdo. Que piensa que la insistencia en victimizar a la mujer en sus relaciones con los hombres traduciendo cualquiera de sus diferencias en pura dominación es una simplificación de las relaciones de género. Y me supongo que las que la ejercen pasaran por fuertes depresiones antes de caer al fin en el embrutecimiento emocional. El colectivo editor de Pikara Magazine no se hace responsable ni del contenido ni de la forma de los artículos publicados en esta sección, que no son editados. María Riot es otra de las prostitutas que mezclan su actividad con el activismo. O que renuncia a confiar al Estado y al derecho la solución de todos sus problemas. El feminismo y los sacerdotes de la literatura. Que pones normas para el disfrute mutuo y descartas si esa persona no te transmite confianza. Me parece brutal que se utilicen argumentos liberales sólo cuando interesa: Este artículo se enmarca en la sección de libre publicación de Pikara, cuyo objetivo, como su nombre indica, es promover la participación de las lectoras y lectores.

0 thoughts on “Top prostitutas prostitución y feminismo”

    -->

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *